ENFOQUES

El programa tiene como base los criterios cualitativos de contenido que, según la Federación Española de Sociedades de Sexología, deben regir los programas de formación en Sexología para profesionales.

Estos, según el documento de homologación de estudios de la comisión de homologación de la FESS, son:

Criterio Ideológico: La Sexología solamente se puede ejercer correctamente desde una concepción que contemple la sexualidad como una capacidad inherente al ser humano, que se expresa a lo largo del ciclo vital, respetuosa con las variantes sexuales existentes, rechazando cualquier conducta sexual que venga impuesta por la coacción, sea física, legal, moral o psíquica.

Desde esta postura asumimos la definición de salud sexual que la Organización Mundial de la Salud elaboró en 1975, según la cual «Salud Sexual es la integración de los elementos somáticos, emocionales, intelectuales y sociales del ser sexual por medios que sean positivamente enriquecedoras y que potencien la personalidad, la comunicación y el amor».

Como el mismo documento de la OMS añade, «tal noción de la salud sexual supone la adopción de un criterio positivo respecto de la sexualidad humana; la finalidad de la asistencia prestada en ese sector debe ser el disfrute intensificado de la vida y de la relaciones personales y no meramente el asesoramiento y la asistencia relacionados con la procreación o las enfermedades de transmisión sexual». (OMS, Ginebra, 1.975).

Criterio multidisciplinar e integrativo: La Sexología se ha configurado integrando diversas aportaciones de múltiples disciplinas científicas y humanistas.

Por lo tanto una formación en Sexología requiere de un criterio holístico de carácter multidisciplinar que propicie una comprensión global de la sexualidad. Cualquier reduccionismo en este sentido parcializa la formación y fomenta la persistencia de errores iatrogénicos producidos por la superespecialización.

Consideramos la integración no como una mera suma ecléctica de las partes sino como una elaboración peculiar y propia de la Sexología que la convierte en disciplina original.

Criterio actitudinal: Debido a la persistencia de valores y actitudes contrarios de la sexualidad, consideramos imprescindible que los programas de formación contemplen el trabajo con las actitudes. Tal y como afirma la OMS uno de los principales objetivos del trabajo sexológico es «la universal necesidad de influir positivamente en las actitudes del personal sanitario y de otra índole encargado de la educación y de la orientación en cuestiones sexuales».